Diabetes Tipo 2

¿Cómo afecta la diabetes mi lubricación?

Compartir
Dra. Alba Berenice Arévalo Villalobos
Dra. Alba Berenice Arévalo Villalobos
Médico Integrista, Promotora de la Salud y Socia Fundadora de MIDHEC

En las mujeres diagnosticadas con diabetes, sobre todo si tienen un control deficiente en sus niveles de glucosa, se incrementa la posibilidad de que se presente en ellas una falta de lubricación vaginal.

Si la has presentado, esta puede estar asociada principalmente con complicaciones de tu diabetes, entre las que destacan:

  • Lesión de los nervios. Produce un descenso significativo de la estimulación del clítoris, fibrosis del tejido vaginal y reduce la musculatura de tu pared vaginal, con lo que se disminuye tu respuesta sexual.

  • Lesión de las pequeñas arterias. Disminuye la irrigación sanguínea de tu clítoris y de las paredes vaginales, reduciendo a su vez la estimulación sexual y produciéndote dolor durante las relaciones sexuales.

  • Cambios hormonales. Es posible que se te altere la hormona tiroidea, presentes ovario poliquístico y haya cambios en tus hormonas hipofisarias.

  • Factores agravantes. Entre estos se encuentran el tabaquismo, abuso del consumo de alcohol, medicamentos, infecciones o problemas psiquiátricos (depresión) o psicológicos (estrés). ¿Tienes alguno?

La disfunción sexual femenina es la incapacidad de una mujer para lograr una respuesta sexual normal durante la relación con su pareja.
CASO DE EXITO 2
DIABETES TIPO2 1
HERIDAS CRONICAS 1
PREVENCION Y CONTROL 2

Falta de deseo y respuesta sexual

La neuropatía puede disminuir tu respuesta a estímulos sexuales, es una situación que incluye:

  • No poder excitarte; o una vez que lo logras, no poder mantener dicha excitación.

  • No generas una lubricación vaginal suficiente.

  • Tienes poca o ninguna sensación en los genitales.

  • No puedes lograr tener un orgasmo; o rara vez tener uno.

Debes considerar que, con el diagnóstico de diabetes, tu mente y pensamientos pueden pasar por muchos cambios. Un ejemplo claro es que tus concentraciones altas y bajas de glucosa en la sangre pueden afectar cómo te excitas, si es que esto sucede.

O te puede provocar más cansancio de lo normal, causando a su vez depresión o ansiedad y, con ello, que tu interés en el sexo disminuya. Ante este tipo de situaciones lo ideal es contar con una buena atención médica que desarrolle un plan para el control de tu diabetes.  

Si logras mantener las concentraciones de glucosa en la sangre en un rango objetivo, tienes menos probabilidad de sufrir daño en los nervios, el cual también te puede causar falta de deseo y respuesta sexual.

Relaciones sexuales dolorosas



Un daño en los vasos sanguíneos limita tu flujo sanguíneo en la pared vaginal y, con ello, se disminuye la cantidad de flujo lubricante. Lo anterior se debe a que la diabetes, en ocasiones, daña los nervios que le avisan a tu vagina que se lubrique durante una estimulación. 

Algunas mujeres con diabetes han indicado que tienen relaciones sexuales que se tornan incómodas o dolorosas.

En una situación de este tipo, un lubricante vaginal podría ayudarte si tienes sequedad. Además, considera que controlar tu glucosa durante un periodo de semanas, meses e incluso años, te ayudará a prevenir el daño en los nervios.

Candidiasis vaginal e infecciones de la vejiga

Como paciente que vive con diabetes, tienes más probabilidad de presentar candidiasis vaginal (infección con ardor y picazón) debido a que los organismos del hongo cándida pueden crecer más fácilmente cuando las concentraciones de glucosa en la sangre son más altas.



La candidiasis vaginal puede llegar a ser incómoda e incluso dolorosa y con ello impedirte disfrutar plenamente de tus relaciones sexuales. Si bien, algunas candidiasis vaginales se pueden tratar en casa, es importante que primero consultes a un profesional médico sobre tus síntomas.



Debes considerar que algunos síntomas de la candidiasis vaginal son similares a los de otros tipos de infecciones, entre las que se encuentran las enfermedades de transmisión sexual.

CASOS DE EXITO 1
DIABETES TIPO2 1
HERIDAS CRONICAS 1
PREVENCION Y CONTROL 2

Preocupaciones sobre el embarazo y problemas de fertilidad



Si tienes diabetes y planeas un embarazo, es prioritario que mantengas las concentraciones de glucosa en la sangre cerca de un rango objetivo antes de quedar embarazada.



Lo anterior se debe a que una concentración alta de glucosa en la sangre puede perjudicar al bebé durante las primeras semanas de embarazo, de hecho podría suceder antes de que te des cuenta de tu embarazo.

En caso de que ya estés embarazada, debes consultar con un médico lo antes posible para hacer un plan para controlar tu diabetes. Seguir un plan de control puede ayudarte a tener un embarazo saludable y un bebé sano.

Las afecciones como la obesidad y el síndrome de ovario poliquístico, que están vinculadas a la diabetes, pueden hacer que sea más difícil embarazarte.

Son varios los problemas sexuales que puedes enfrentar a la par de tu diagnóstico de diabetes; sin embargo, afortunadamente existen los medios para que logres superarlos y seguir disfrutando de tu sexualidad. Lo más importante es que te informes y te acerques a los expertos en la materia.

Compartir

¡Es hora de tratar
adecuadamente tu Diabetes tipo 2 o Herida Crónica!

Toma la decisión, este es tu momento.

¡Artículos sugeridos!

Ver todos
icono más

¡Suscríbete a nuestro boletín y descubre cómo tratar tu padecimiento!