Heridas Crónicas y Pie Diabético

Recupera tu lugar en la familia, sanando tu herida crónica

Compartir
Lic. Alicia Bautista Mendoza
Lic. Alicia Bautista Mendoza
Psicología Social

No pienses en todos los estigmas y prejuicios que tú o tu familia ha escuchado acerca de la diabetes y las heridas crónicas. Las emociones negativas son parte de tu proceso de salud, pero no puedes permitir que te aparten de tu familia y menos que te hagan sentir una carga.

Tu puedes sanar y recuperar el rol en tu familia.

Sin importar cuál era tu papel dentro de la interacción con tu familia, comprendemos la desesperación que te ocasiona no poder llevar a cabo tus actividades, como resultado de tu herida no cicatrizada, debido a que más del 90% de las heridas crónicas se presentan en las extremidades inferiores.

La incapacidad de caminar, mientras conservas a plenitud el resto de tus funciones físicas y cognitivas, así como la totalidad de tu conciencia, puede ser la mezcla perfecta para generarte un estado constante de ansiedad y desesperación, además de una gran cantidad de frustración, que a la larga puede derivar en una depresión.

Recuerda que para sanar de forma física, necesitas recuperarte de forma emocional. La sanación médica sí se ve influida por tu estabilidad emocional. Si quieres recuperar tu lugar en tu familia y el rol que desempeñan sin ayuda de nadie, necesitas poner empeño en tu recuperación.

CASOS DE EXITO 1
DIABETES TIPO2 1
HERIDAS CRONICAS 2
PREVENCION Y CONTROL 2

¿Qué necesito para recuperar el rol en mi familia?

Ciertamente un tratamiento médico adecuado es la solución principal, y primera a considerar, para retomar el control de tu vida. Recuerda que un tratamiento sin supervisión, basado en automedicación y recomendaciones sin sustento es complicado y puede causar más problemas de salud.

Retomar el control de tu vida, dejar de sentirte una carga en tu hogar y para tus seres queridos también requiere de tu estado de salud. La forma en la que afrontas mentalmente el tratamiento es más que influyente. De nada sirve que tengas todos los cuidados médicos, si no te preocupas por autocuidarte y conocerte.

El primer paso para recuperar el rol en tu familia es aceptar que, por ahora, no de forma permanente, tu rol tiene que cambiar y adaptarse a tu condición. No quieras resolver todo de un día a otro. Todo proceso requiere de tiempo. Si estás consciente de esto, la frustración será menos y por lo mismo tu cuerpo reacciona de forma favorable al tratamiento.

Otra de las recomendaciones más importantes, que te damos en MIDHEC, e incluso te servirá para cualquier otro tema de interés, es que investigues de forma adecuada sobre tu padecimiento.

No creas sólo las ideas o prejuicios acerca de la calidad de vida de personas con una herida crónica, que habías escuchado en el pasado; infórmate, nuestros especialistas están para ayudarte a ti y tu familia en toda pregunta, así evitamos desinformación y derivarte problemas de ansiedad o depresión.

Aprende sobre autocuidados y autoconocimiento, ¿a qué nos referimos con esto? No queremos decir que recurras a remedios caseros o naturistas, mucho menos a la automedicación, eso depende de tu médico, pues es un profesional capacitado para definir tu tratamiento.

Nos referimos a que reconozcas que necesita tu cuerpo, cómo balancear alimentos de acuerdo a tus posibilidades y lo que requieres. Que puedas identificar señales de alerta; además de que sepas cuando tienes capacidad de hacer un poco de ejercicio y activación física, siempre tomando en cuenta tu estado de salud.

Recuerda que eres responsable de ti mismo. Al buscar ayuda para tu padecimiento ya estás ayudándote. Procurar tu bienestar y recuperar el rol de tu familia depende de que tu así lo quieras lograr. Conseguir tu bienestar y con él poder regresar a tu vida diaria requiere de mucho esfuerzo y dedicación.

Si lo que más deseas es dejar de depender, para toda actividad, de tu familia, durante un tiempo tendrás que aceptar su auxilio. Permitirte ser ayudado, tanto por tu familia como por nosotros en MIDHEC, para que tiempo después puedas, ya recuperado, ser tu quien cuide de ellos.

No te desesperes si al principio el proceso de reintegración es lento o no es tal y como tu quieres. Recuerda que las cosas buenas de la vida requieren de tiempo y paciencia. Tu recuperación necesita de tu esfuerzo.

No caigas en la desesperación de querer hacer todo por ti mismo, sin ayuda. No eres una carga para tu familia, por lo tanto, no hay quien te apresure a regresar a tus actividades. En Medicina Integrada en Diabetes y Heridas Crónicas te acompañaremos en todo el proceso, para asegurarnos de que consigas una recuperación integral.

CASO DE EXITO 2
DIABETES TIPO2 2
HERIDAS CRONICAS 1
PREVENCION Y CONTROL 2

El tratamiento adecuado es la clave

Seguir un camino, guiado paso a paso, por expertos es parte de lo que necesitas para reintegrarte a tus actividades familiares y sanar completamente. En MIDHEC estamos dispuestos a atenderte en todo momento. Nosotros estamos guiados por el profesionalismo y enfocados en siempre brindarte un tratamiento, cuya meta final es tu bienestar.

Si bien el chequeo, tratamiento y seguimiento médico es tu principal vía de sanación para tu herida crónica. Tu familia es el soporte emocional que te motiva sanar, para reintegrarte y convivir con ellos como antes, para recuperar el rol esencial en su vida. Sanarte es posible.

Compartir

¡Es hora de tratar
adecuadamente tu Diabetes tipo 2 o Herida Crónica!

Toma la decisión, este es tu momento.

¡Artículos sugeridos!

Ver todos
icono más

¡Suscríbete a nuestro boletín y descubre cómo tratar tu padecimiento!