Heridas Crónicas y Pie Diabético

Mi herida crónica o pie diabético me vuelve inseguro y me cohíbe al tener relaciones

Compartir
Dra. María de los Ángeles Lucas Garduño.
Dra. María de los Ángeles Lucas Garduño.
Anestesióloga e Hipnosis Clínica

Una herida crónica o sufrir de pie diabético es mucho más compleja de lo que se aprecia a simple vista. En realidad, aparte de aquel que la padece, solamente aquellos que estén más cerca del paciente y sus doctores, pueden conocer el complicado panorama que nos ofrece una lesión de este tipo.

Uno de los factores que se pueden ver afectados es el de la vida social, específicamente el de la vida en pareja. Afortunadamente, aún dentro de esta situación, existe una esperanza y una serie de decisiones a tomar para recuperar el compartir en pareja.

El escenario

Cuando una persona es diagnosticada con una herida crónica o pie diabético, un gran número de emociones, sentimientos y acciones se ponen en marcha. Desde las curaciones, las charlas médicas, el aprendizaje sobre lo nuevo y el acompañamiento.

Esto último implica que hay más personas, además del paciente, que comienzan a vivir esto también, y ellos suelen ser justamente los que aprenden todo acerca de la curación y de los demás tratamientos, según sea el caso.

Estas personas se vuelven aún más valiosas para las vidas de los pacientes, pues más allá de la parte médica en la que pueden llegar a colaborar, su valor como apoyo emocional es enorme.

No obstante, es completamente comprensible que, dentro de este panorama, algunas actividades sean complicadas de realizar por parte del paciente y que esto cause frustraciones en él.

CASO DE EXITO 2
DIABETES TIPO2 1
HERIDAS CRONICAS 2
PREVENCION Y CONTROL 2

Un proceso

Algo a tener presente es que la curación de una herida crónica es un proceso como muchos otros, pues requiere de ciertos pasos a seguir. En este proceso, muchas emociones pueden aparecer y algunas veces serán positivas u otras negativas.

Lo importante en todo esto es que se tenga presente siempre que esto es un proceso y los procesos tienen un final. Es ahí donde se apunta todo el tiempo y todos los esfuerzos que se hacen son para conseguir que la herida crónica cierre.

Molestias en pareja

Es cierto que una herida crónica puede causar dolor, ardor, mal olor e incomodidad. Sin embargo, el proceso de sanación determinará cuántas molestias se presentan y por cuánto tiempo.

En todo este lapso, podría ocurrir que la inseguridad aparezca y que provoque timidez en el paciente y que algunas actividades o roles se vean afectados por ello, como la intimidad con la pareja.

En este sentido, es importante comprender que, como paciente, jamás se está solo. Más allá de los amigos y familiares, la pareja, con la instrucción médica, se convierte en ayuda cercana, pues suele ser quien toma el papel de enfermera o enfermero en casa y también suele ser quien logra entender mejor al paciente.

Aún cuando la herida parezca ser un obstáculo muy difícil de superar, no se debe olvidar que la sanación es un proceso que tiene un final.

¿Hacia dónde apuntar?

Como pudiste leer arriba, hay un futuro donde estar sano es posible, donde el tratamiento y los cuidados se hacen efectivos, pero debemos tener paciencia con pacientes, familiares y amigos, pues todos van en el mismo camino.

Entonces, es importante apuntar al futuro, tener presente que cada uno de los esfuerzos buscan ese futuro y el final del proceso. Al mismo tiempo, debemos afrontar paso a paso los retos que la misma herida crónica arroja cada cierto tiempo.

Además, cada caso y cada herida es diferente, por ello, debemos tener presente que este tipo de lesiones pueden afectar la salud del paciente, dependiendo de sus características y, como te imaginarás, de su propio proceso.

CASOS DE EXITO 1
DIABETES TIPO2 1
HERIDAS CRONICAS 2
PREVENCION Y CONTROL 1

Emociones y sentimientos

Como mencionamos antes, las emociones y los sentimientos están presentes en los pacientes y, aunque no siempre puedan ser positivos, el entorno del paciente, enriquecido por su pareja, familiares y amigos, puede ser de gran ayuda para que afronte el panorama actual de su lesión.

Al final del día, la actitud que tenga una persona con una herida crónica, hacia su vida misma, será en beneficio o en detrimento de su salud. Por ello, la idea es que mantenga la mira en el objetivo, pues ese se cumplirá paso a paso y día a día.

¿Cómo lo hago?

Una herida crónica puede ser un rival amenazante. Sin embargo, los médicos son y serán siempre el mejor aliado para que un paciente, de la mano de su círculo cercano, afronte y recupere su salud y, con ello, su vida social, incluyendo su intimidad en pareja.

En MIDHEC, nuestros especialistas en manejo avanzado de heridas, pueden ayudar a que las emociones y sentimientos negativos se afronten correctamente y a que el tiempo de calidad, como la intimidad en pareja, sean una realidad del día a día.

Compartir

¡Es hora de tratar
adecuadamente tu Diabetes tipo 2 o Herida Crónica!

Toma la decisión, este es tu momento.

¡Artículos sugeridos!

Ver todos
icono más

¡Suscríbete a nuestro boletín y descubre cómo tratar tu padecimiento!