Heridas Crónicas

¿Sabías que la parte emocional también influye en la evolución de tu herida?

5/1/21
Compartir
icono IN
Lic. Lyta Marsan
Psicoterapia Sistémica

Las emociones que experimentamos a diario influyen en nuestra percepción de las cosas, en nuestra activación fisiológica y en nuestras conductas psicosociales. Surgen ante estímulos como las amenazas, el daño, las pérdidas, o el éxito y funcionan como respuestas ante estas situaciones.

Las emociones se consideran adaptativas y dependen de la evaluación que cada persona haga del estímulo. Sin embargo, existen estímulos cuya afectación ocasiona daños de igual forma para todas las personas. Hablamos de afectaciones físicas como accidentes o enfermedades.

Las afectaciones crónicas sostienen el estímulo y producen emociones negativas como ira, tristeza o ansiedad que, de no ser tratadas, ocasionan trastornos críticos. 

Factores que deterioran la parte emocional

Estas afectaciones comienzan cuando una persona es diagnosticada con diabetes. A menudo, existe un periodo de negación que puede dar paso a tristeza generalizada y hasta depresión. Sin embargo, el surgimiento de úlceras y heridas crónicas, desencadenan sentimientos de impotencia, tristeza, vulnerabilidad y ansiedad.

Las complicaciones de una herida crónica como, la prolongación y empeoramiento de la misma, el mal olor y exudación que produce; además de la incapacidad para caminar en el caso de heridas en los pies y la inactividad física, producen sentimientos que deterioran tu salud emocional.

Entre estos sentimientos se encuentran:

  • Inseguridad ocasionada por mal olor y exudación

  • Te sientes una carga para tu familia

  • Miedo de sufrir una amputación

  • Desesperación porque tu herida no sana

  • Ira e irritabilidad causadas por el dolor constante

Todos estos sentimientos pueden ocasionar que tu autoestima se vea mermada, lo que genera aislamiento y abandono del autocuidado que debes tener. También es probable que sientas abandono y la dependencia económica y física te haga sentir angustia.

La parte emocional también influye en la cicatrización de tu herida, por lo que es recomendable que busques ayuda profesional para recibir un tratamiento integral que cubra las partes física y emocional. De lo contrario, tu herida crónica no sanará de manera adecuada y tu estado emocional podría deteriorarse hasta alcanzar un cuadro de depresión o trastorno de ansiedad.

CASOS DE EXITO 1
DIABETES TIPO2 2
HERIDAS CRONICAS 1
PREVENCION Y CONTROL 1

¿Cómo influyen las emociones?

Si piensas que la sanación de tu herida crónica depende sólo de procurar cuidados físicos, te equivocas. La parte emocional influye directamente en tu salud física y, por lo tanto, en la mejoría o deterioro de tu estado general de salud. Para que tu herida crónica cierre y cicatrice de manera adecuada, es importante cuidar el aspecto mental y emocional.

El aspecto emocional influye en la sanación de tu herida crónica de dos formas:

La primera y más evidente, se refiere al aspecto conductual. Esto se refiere a las acciones que realizas bajo la motivación de las emociones que sientes. Por ejemplo, la inseguridad que ocasiona una herida crónica puede llevar al aislamiento del paciente, lo que evita que busque ayuda. Al no recibir un tratamiento adecuado, la herida crónica empeora y la desatención puede llegar muy tarde, cuando es probable que sea necesaria una amputación.

El sentimiento de culpa también cultiva la inseguridad. Al sentirse culpables de su estado de salud, los pacientes son incapaces de buscar una solución a su padecimiento y pierden la motivación para llevar una vida más saludable. Para contrarrestarlo es importante asumir la responsabilidad de su herida y buscar activamente ayuda para sanar.

La baja autoestima derivada de estos sentimientos impide que el paciente procure las medidas de autocuidado que complementan los tratamientos médicos, disminuyendo la efectividad de estos.

Por si fuera poco, sentimientos de tristeza y angustia, sumados a los anteriores, pueden generar cuadros de ansiedad y depresión. Ambos trastornos empeoran las condiciones al desmotivar la búsqueda de ayuda y generan cambios de conducta que hacen abandonar los hábitos saludables como alimentación equilibrada, terapia física o la vida social.

Por otra parte, este tipo de emociones pueden afectar directamente a tu organismo. Las reacciones emocionales prolongadas activan el sistema nervioso, que a su vez aumenta la frecuencia cardiaca, hipertensión arterial, mayor tensión muscular y una disfunción de la neurotransmisión. Este tipo de alteraciones pueden dejar vulnerable al sistema inmunológico, lo que evita una adecuada cicatrización de la herida crónica.

CASO DE EXITO 2
DIABETES TIPO2 1
HERIDAS CRONICAS 2
PREVENCION Y CONTROL 1

Los trastornos físicos que ocasionan la depresión, como el dolor de cabeza o los problemas estomacales, obstruyen la adecuada alimentación y absorción de nutrientes, lo que evita que tu cuerpo recupere la energía gastada en la recuperación de la herida crónica.

De igual manera, el estrés y la ansiedad liberan una hormona llamada cortisol que evita que la herida crónica cicatrice, por lo que es importante tratar la salud emocional al mismo tiempo que tratas la salud física.

En MIDHEC contamos con valoraciones y tratamientos integrales que ayudarán a sanar tu herida crónica desde lo físico y emocional. Gracias a nuestro grupo de especialistas interdisciplinario, podrás recuperar tu salud.

Compartir

¡Es hora de tratar
adecuadamente tu Diabetes tipo 2 o Herida Crónica!

Toma la decisión, este es tu momento.

¡Artículos sugeridos!

Ver todos
icono más

¡Suscríbete a nuestro boletín y descubre cómo tratar tu padecimiento!