Heridas Crónicas

¿Te has sentido culpable por tener una herida crónica?

5/1/21
Compartir
icono IN
Lic. Lyta Marsan
Psicoterapia Sistémica

El sentimiento de culpa es común en las personas. Este aparece cuando rompemos algunos de nuestros valores y principios. Podemos considerar que el sentimiento de culpa es una llamada de atención a nuestra conciencia.

Sentir culpa no se puede considerar como algo negativo; sin embargo, existen trastornos asociados a la culpa que pueden afectar todos los ámbitos de nuestra vida. Cuando la culpa no se basa en remordimientos por actuar de manera incorrecta, se vuelve constante.

Esta sensación de culpa reiterada surge cuando una persona sufre un suceso negativo, como experiencias dolorosas. Estas experiencias generan sentimientos traumáticos en las personas; lo que las lleva a crearse sentimientos de culpa y responsabilizarse por lo que le sucede.

Entre las experiencias más comunes que generan sentimientos de culpa de este tipo, se encuentran los accidentes o la detección de enfermedades crónicas como la diabetes o alguna enfermedad autoinmune como el lupus.

La diabetes tipo 2 o enfermedades autoinmunes como el lupus pueden derivar en heridas en la piel que no cierran. Una de las áreas en las que aparecen este tipo de heridas es en los pies o piernas; lo que genera que una persona pierda movilidad y no sea capaz de llevar a cabo sus actividades cotidianas de manera regular.

CASO DE EXITO 2
DIABETES TIPO2 1
HERIDAS CRONICAS 2
PREVENCION Y CONTROL 1

¿Por qué me siento culpable?

Puedes sentir culpa porque piensas que no has llevado una vida saludable ni los hábitos adecuados. También puedes pensar que no te cuidaste lo suficiente después de la detección de diabetes o de alguna otra enfermedad, o que es un castigo ocasionado por no tomar mejores medidas.

El sentimiento de culpa aumenta si tienes una herida crónica ocasionada por la diabetes. Sin embargo, es importante eliminar este sentimiento de culpa por no haber pensado antes en la diabetes o los padecimientos ocasionados por esta. Todo esto porque la culpa bloquea pensamientos relacionados con sobrellevar la enfermedad o curar una herida crónica.

También es posible que sientas culpa porque tu herida afecta la vida de tu familia y seres queridos al no poder realizar tus actividades cotidianas de manera normal. Este tipo de culpa es ocasionada por pensamientos como sentirse un estorbo para tu familia o la frustración por no poder realizar actividades físicas de manera regular.

CASO DE EXITO 2
DIABETES TIPO2 2
HERIDAS CRONICAS 2
PREVENCION Y CONTROL 1

¿Me lo merezco?

Como lo mencionamos, tener una herida crónica puede hacerte pensar que es tu culpa por no haber llevado una vida más saludable o tomar medidas con anterioridad. Estos pensamientos te pueden llevar a creer que mereces estar en esas condiciones y que es un castigo por lo que no hiciste.

Antes que todo, debes tomar consciencia que no es tu culpa ni mereces tener una herida crónica; tampoco es un castigo ni es justo experimentar sufrimiento físico y emocional.

¡Tener una herida crónica no es tu culpa ni la de nadie más!

Sentir culpa por una herida crónica no te ayudará a sanar ni a mejorar tu vida; por lo que debes eliminar ese sentimiento y comenzar a pensar en una solución para tu problema.

Si bien, sanar una herida ocasionada por la diabetes o alguna otra enfermedad requiere de múltiples factores y no todos los casos son iguales; es posible empezar a llevar mejores hábitos y recurrir a un tratamiento especializado en este tipo de heridas.

Es fundamental acudir con médicos especialistas que te ayuden a tratar la herida. Asimismo, trabajar y cambiar los sentimientos de culpa causados por una herida crónica es importante. Asumir la responsabilidad de tu herida, te llevará a mejorar tu vida y a dejar atrás el sentimiento de culpa.

Compartir

¡Es hora de tratar
adecuadamente tu Diabetes tipo 2 o Herida Crónica!

Toma la decisión, este es tu momento.

¡Artículos sugeridos!

Ver todos
icono más

¡Suscríbete a nuestro boletín y descubre cómo tratar tu padecimiento!